30 de octubre de 2006

Certeza


“Quisiera ver venir el mar
estas permanencias que me habitan”
Freddy Fernández


A mi madre, dulce madre

Sólo hay una
la que me abraza
con sus miradas
la que quiere que crezca protegida
la que me desea feliz
y se lo creo

Amor sin límite
del que abre los brazos y da
sin pasar facturas
sin esperar recompensas

Despiértate
en el deseo
mirar los colores
sentir con la piel
llenarte de ese amor
que trepida y salva

Nueva oportunidad
la de tus ojos llenos
de situaciones insospechadas
la que se quita la máscara
y deja a su cara ser sentida

Hoy celebro que te tengo
tu alma existe
porque no hay otra válida
sino la tuya

La que sin afanes
convierte visitas
en música
para mis oídos

Ahora soy capaz de verte
estar contigo finalmente

Eres algo más que tu nombre
eso que soy
con matices muy propios

Es corto el papel
necia la palabra
eres vida
amor del bueno

Me prefiguré
el día en que naciste
celebro tu venida
y la mía
de tus profundidades

Mar en movimiento
con retornos seguros
eres una certeza
que me ocupa


11.08.05

Nabil



A mi amado de trece



Te regalo mis carcajadas
fruto de mi amor que te agasaja

Me detengo en el recuerdo
de tu mirada
capaz de reverdecer
mis dichas

Transito
los espacios cotidianos
de mi vida

Ellos me abrazan
Susurrándome
que tú estás cerca de casa

La casa que ocupas
La que yo ocupo junto a ti

La que habito
la que tú habitas junto a mi

La casa
del amor correspondido
y eterno

Un año más,
¿Cuántos
se han ido?

Celebro
la poesía en mi vida
cada dos de junio

La aplaudo todos los días
los que fueron, son y serán

Mientras anhelo tus abrazos
a cada paso del segundero

2 junio 2005

Hijo












N o le temo a la distancia que nos separa, mi amor
A nímate! sabes que mis dulces
B esos viajan sobre alas de mariposa, cuando los recibes
I luminan tu sonrisa, te acompañan,
L ogran acercarnos.

G rande, muy grande, es mi alegría de tenerte, este
I nmenso amor que me trae tu
R ecuerdo. Cuando te pienso, llega hasta México el
O lor divino de tu niñez, de tu personita,
N o estoy soñando despierta,
E res tú a mi lado. Todos los domingos te
S iento cerca cuando escucho tu voz.

C olócame cerca de tu alma, atesora en tu mente el
H ogar que compartimos
A ños atrás, siente
C omo sigue vivo, y si te
I ntriga ¿por qué no me extrañas?, es porque
N o me ido, habito dentro de ti.




2 junio 2002

A su bajeza

A Javier Castellanos


A un paso / desde tu cintura y más debajo de ella / se encuentra una sabana / seguida de sendas montañas que entre mis manos / parecen frutas deliciosas / degustaciones míticas / de esas que producen idilios / tus rodillas / como final de esas calles que son tus piernas / aquéllas que se encargan de llevarte hasta mi / sí, son tus pies / de una largura exquisita donde te apoyas / desde tu cintura atrás y hacia arriba / la explanada de suertes donde me abrazo / es tu espalda con surco profundo / que simplemente enloquece / con cierto disimulo / camino al cielo / pero seguro / se despliega tu cuello / cuna de mis deseos perversos / escondido detrás de tu cabello batiente / latigazos primitivos / marco y escenario a la vez de tu hermoso rostro / lleno de partes sutiles / son tus lindos ojos / vientre fecundo donde renace tu mirarme / Nadir en los ojos de Javier / de líneas rectas y finales angulosos / cercanos a tus sienes / por allí y hacia delante / dejo que me hipnoticen / dulce encanto de sabor a mango son tus labios / refugio de esas palabras que no se dicen sino con la boca cerrada / quedarse atónito / sentir el te quiero anhelado / divino hallazgo / bajo hacia tu pecho mi lengua / una vez allí se estremecen tus pezones esperando una dosis casi aletargante de placeres / me resbalo camino a tu ombligo / a la locura que es detenerme en tu regazo / allí me anclo / me deslizo hasta tu pubis / manjar tan recordado / todo mi cuerpo se deja arrastrar / para encontrarse con tu piel ébano rozando mis palideces / postre de consistentes contrastes / una luz tenue / ambientación inevitable de un encuentro / donde tus siempres me leen y yo te leo.

De maléfica
5/09/2000

1 de octubre de 2006

Las historias de Chimal

En la página http://www.lashistorias.com.mx encontrarán el concurso que hace mi profesor Alberto Chimal sobre minificciones. Todos los meses coloca una foto para que el participante cree una historia sobre ella y luego se someten todas a concurso. Les coloco acá mis participaciones (cuatro cuentitos), pero igual los remito a la página de mi maestro por si quieren leer las historias de los demás que vayan concursando.
Salu2



MI UNICA MANO
Mis manos eran incomparables, podría decirse que pertenecían a dos personas diferentes. La izquierda pronto se cansó, cedió, temía jalarte y jalarte sin ningún éxito hasta que se rindió. No hizo más nada, simplemente accedió a perderte irremediablemente. La derecha, en cambio, urdió el plan, consiguió los hilos y las agarraderas, los entrelazó formando la herramienta que te detendría, ya no podrías irte de mi, alejarte. Al principio sólo conseguía inmovilizarte, ese era el propósito, pero en la práctica encontró más formas de tenerte, una de ellas muyyyyy efectiva desde su creación. Movía los hilos y tú te movías con ellos, te hacía bailar, comer, caminar, eso la divertía. Una ocasión, la más importante de todas, logró que te golpearas con tus propias manos y se esmeró, practicó y practicó, y te golpeabas y te golpeabas hasta que se volvió una maestra en el arte de los hilos y tus autogolpes. No te has ido de mi lado y ya no te irás: un hombre desconfiado de sí mismo es más útil como pareja. Confieso que mi mano derecha llegó a gustarme tanto que me amputé la izquierda.
---------------
MODERNIDAD

Nuestras manos ya no son suficientes, la revolución industrial nos dejó mal acostumbrados.

---------------------------
EL RECLAMO

Oye Gulliver… nuestras únicas dos hamacas por favor… ¡para qué te las llevaste! Dejarnos solamente las cuerdas…¡Vaya plan! Te mandaremos ya mero a nuestros cuates de Brobdingnag.

Firman
Los habitantes de Lilliput
----------------------------
JUSTIFICACIÓN ORACULAR

La tarotista me dijo que la imagen original de la carta mostraba una mujer domando a un león, su significado: someter al bestialismo interno, en otras palabras, doblarle las rodillas a las bajas pasiones que ciegan la razón. Me pregunto si la nueva herramienta que inventé servirá para dejar de desearte, reprimir mis ganas de besar los más oscuros rincones de tu cuerpo. Con el artefacto en mi mano derecha sujeté mi deseo con dos cables de metal, tiré de las agarraderas, lo mantuve un momento casi cohibido, pero a pesar de mi invento la bestia no se contuvo. Amagó su retroceso seguido de unos fuertes tirones, finalmente se soltó y yo tuve que buscarte, acorralarte contra la pared y hacer que te desvistieras. Te salté encima, bien podría decirse que parecía un felino atacando a su presa. Una vez consumido el acto volví con la tarotista para reclamarle mi dinero, sin lugar a dudas, era una charlatana.