27 de enero de 2016

Aquí

Me despierto en el lugar oscuro, que huele a papel quemado. Comienzo a batir las manos hacia el frente, hacia atrás, hacia los lados, cada vez las agito más. Estoy inhalando demasiado este lugar irrespirable. Inhalo dolor. Exhalo náuseas. Va colándose en mi nariz este no sé qué tóxico tan habitual. Me voy poniendo lento, aturdido, gris. Busco desesperadamente. Busco algún nadie más abandonado a su suerte.