30 de octubre de 2006

Hijo












N o le temo a la distancia que nos separa, mi amor
A nímate! sabes que mis dulces
B esos viajan sobre alas de mariposa, cuando los recibes
I luminan tu sonrisa, te acompañan,
L ogran acercarnos.

G rande, muy grande, es mi alegría de tenerte, este
I nmenso amor que me trae tu
R ecuerdo. Cuando te pienso, llega hasta México el
O lor divino de tu niñez, de tu personita,
N o estoy soñando despierta,
E res tú a mi lado. Todos los domingos te
S iento cerca cuando escucho tu voz.

C olócame cerca de tu alma, atesora en tu mente el
H ogar que compartimos
A ños atrás, siente
C omo sigue vivo, y si te
I ntriga ¿por qué no me extrañas?, es porque
N o me ido, habito dentro de ti.




2 junio 2002