25 de diciembre de 2011

Lógica





Dijeron que las palabras necesitaban alimento. Se pusieron a rellenarlas, sin parar, obsesivamente, como a quien le urge un agravio. Ellas reaccionaron.
Las culparon de ignominia.