12 de agosto de 2007

Compensación húmeda


Ojalá que a
tu mirada marina
no se le antoje
la mía
alguna vez

Porque
el mar
que contiene
pasaría a mis ojos

y los tuyos
inconsolables
se inundarían
con puritita
agua dulce

12/05/05