18 de enero de 2013

Sola



Cayó el azúcar. Comenzó a estirarse, parecía una cinta blanca retorciéndose sobre la mesa. 
Se arrastró hasta mi taza. Lentamente subió por la pared hasta el nocivo borde. 
Se lanzó en picada hacia el té negro. 

La vi caer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario